¿Es necesaria una ecología de la información?

En El País digital del 1 de febrero aparecía un artículo con un título muy sugerente “Sin tiempo para pensar”; podréis imaginaros de qué se trata. En efecto, el artículo, basándose en algunos estudios recientes y reflexiones de expertos, un tanto alarmados con la situación, relata cómo en nuestra era digital, el espacio para la reflexión, queda relegado por una especie de zapping mental al que nos vemos obligados por el ritmo de vida que llevamos – el estilo de vida multitarea – y, sobre todo, por la saturación de información y contenidos dispersos a la que estamos sometidos, y cuyo número se ha disparado, y lo sigue haciendo gracias a Internet. “Abrir el email, un acto doméstico y rutinario, nos deja sin aliento, asegura la teórica de la tecnología Linda Stone, que después de experimentar consigo misma y observar el comportamiento de varios cientos de sujetos, concluyó que todos sufrimos “la apnea del email”, una suspensión temporal de la respiración que tiene lugar mientras lo revisamos.”

La costumbre –aplaudida, por otro lado, en nuestra época, como se señala en el artículo – de estar en varias cosas a la vez merma nuestra atención y es un impedimento para trabajar con total eficacia en todas esas cosas que nos proponemos hacer, ya que, a pesar de creernos capaces de desarrollar varias tareas a la vez, nuestro cerebro no está programado para ello. Hasta aquí nada del todo nuevo, a pesar de que la investigación está hecha sobre el uso de nuevas tecnologías; siempre se ha dicho que “el que mucho abarca poco aprieta”. La preocupación, digámoslo así, viene porque este hecho ‘científicamente probado’ se extiende cada vez más a todos los ámbitos de la vida, al modo en que procesamos la información y el conocimiento, y también a la educación, pues uno de los ejemplos que ofrecen los estudiosos es algo que los docentes experimentamos cada vez más en nuestras clases: cómo los alumnus, mientras supuestamente siguen las explicaciones, están navegando por la red, conectados al correo o a su facebook.

Ésta, más que distracción, dificultad de estar concentrado sólo en un acto, parece ser la tendencia a la que nos lleva la ‘vida moderna’ y en especial la de los llamados nativos digitales, cuya forma natural de recibir la información es de forma hipertextual, fragmentada y a salto de mata, lo cual, va evidentemente en detrimento de la profundización en algún tema, precisamente por la falta de tiempo.

Necesitamos aprender a filtrar la información que no nos sirve, aconsejan psicólogos y epertos, informarse menos y ejecutar más y abogan por recuperar espacios de silencio. “David M. Levy, profesor de la Information School de la Universidad de Washington, lo explicaba en una conferencia -No time to think (Sin tiempo para pensar) celebrada en la sede de Google: “Necesitamos una ecología de la información para luchar contra las formas agresivas de polución mental que afectan a nuestras vidas”.

“El nuevo desafío intellectual –reza el artículo – es la lucha por recuperar la atención.” Pero controlar la mente, “un ente que gusta de divagar y que está sometido a cientos de distracciones, exige disciplina y energía,” especialmente en una época en que las ofertas son innumerables. A pesar de que contamos con más canales de información que nunca, pero más información no implica más conocimiento, ¿corremos, por tanto, más riesgo de ser manipulados por esta falta de profundización y comprensión de toda esa maraña que nos llega? Teniendo en cuenta el contexto cabe preguntarse si posible conseguir esta ecología de la información, la cual parece necesaria, no sólo por los riesgos de manipulación, sino por una cuestión de salud mental. ¿Exige eso desentrenarnos o, aún más, deseducar a aquellos que nacidos en el seno de la era digital apreden a relacionarse con la realidad y con el conocimiento de esta forma? ¿Podemos y debemos desde la educación trabajar en esto? ¿Es la tarea de los educadores en comunicación dedicar esfuerzos no sólo a enseñar a entender los medios sino también a seleccionar la infinita información que nos llega?  ¿Hay razón para alarmarse?

Anuncios

2 Respuestas a “¿Es necesaria una ecología de la información?

  1. considerándome como una nativa de la era digital la verdad es que es cierto que se necesita instaurar o promover una ecología de la información ya que debido a internet, en este caso verdugo y no víctima, produce el flujo masivo de información que la mayoría de las veces no está contrastada. Este hecho provoca en quienes reciben esa información un proceso de “desinformación informativa” creyendo estos que lo que están leyendo es verdad. la educación por tanto debe confluir con los medios virtuales para que las nuevas generaciones puedan manipular la información y no ser ésta la que los manipule a ellos.

  2. Como dice una frase en el texto “mientras más cosas hacemos, más y más queremos seguir haciendo”, no somos capaces de distribuir nuestro tiempo y enfocar toda nuestra atención en una misma tarea, personalmente, me sucede,ya que, al mismo tiempo que reviso el email, estoy mirando las redes sociales, buscando información para cosas de clase …
    Respecto a el flujo de información, soy de la opinión que, más información no implica más conocimiento, ya que muchas veces se repiten las mismas noticias con otros puntos de vista. Debemos educar a las nuevas generaciones para que sepan diferenciar y seleccionar las fuentes adecuadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s