Redes para la Ciencia » Redes 60: La ciencia de la compasión

Según el biólogo y monje budista Matthieu Ricard, la felicidad no es una sucesión interminable de placeres que terminan por agotamiento, sino una forma de ser. Y si es así, ¿no deberían nuestros hijos aprender en el colegio a ser felices? ¿No es acaso lo que desea cualquier madre o padre de hoy en día? Para permitir aflorar la compasión y la naturaleza buena que todo ser humano lleva dentro, la ciencia está descubriendo los beneficios de la meditación. Aprender a meditar puede ayudarnos a convivir con una mente más clara y más hábil a la hora de lidiar con las emociones negativas y fomentar las emociones positivas.

Redes para la Ciencia » Redes 60: La ciencia de la compasión.

Anuncios

5 Respuestas a “Redes para la Ciencia » Redes 60: La ciencia de la compasión

  1. Diego Morán Toriello

    Las afirmaciones de Matthieu Ricard están muy relacionadas con la forma de educación que defiende el profesor japonés Kanamori. Ambos apoyan ese “estamos aquí para ser felices”. Las escuelas (y los padres) deben educar a los niños en valores, empatía y compasión, y está demostrado que el budismo es una buena herramienta para desarrollar estas cualidades. Sin embargo ¿hasta qué punto la personalidad está condicionada por la genética? (Determinismo biológico). Pese a que podemos llegar a ser capaces de controlar determinados sentimientos y de reforzar otros, desconozco a qué nivel nuestra personalidad es fruto de nuestras experiencias y la educación que recibimos. Por ejemplo, es muy común el caso de hermanos que pese a haber tenido una misma educación y haber vivido en un mismo entorno desarrollan personalidades totalmente opuestas. En el video se afirma que los humanos tenemos una naturaleza bondadosa, algo con lo que no estoy totalmente de acuerdo. Creo que existen personas que tienen tendencias a ser más bondadosas que otras, al igual que hay personas con mayores cualidades para la pintura, por ejemplo. Quizás me equivoque, pero parece que se asegure que todo el mundo puede desarrollar compasión y altruismo siempre que se le eduque en esos sentimientos. Suena muy bonito sí, pero no sé si es demasiado real.

    Me gustaría terminar con una afirmación presente en el video que me parece muy interesante: “si conseguimos modificar nuestra mente podemos cambiar nuestro mundo interior, una tarea más fácil y más a nuestro alcance que el cambiar la circunstancias externas del mundo en que vivimos”. Por lo tanto, si queremos que el mundo sea mejor, debemos empezar por ser mejores nosotros mismos.

  2. Agustín García Matilla

    Gracias, Diego. Tus dudas acerca de si estamos más cerca de un pensamiento más pesimista “homo homini lupus” (el hombre es un lobo para el hombre) o más positivo “homo homini sacra res” (el hombre es algo sagrado para el hombre), forman parte de una de las preguntas más largamente debatidas por los filósofos de todos los tiempos, desde Séneca hasta Nietzsche, desde el mundo clásico hasta nuestros días.
    Lo único que le queda a la educación, a la comunicación y a este territorio común que es la educomunicación, es pensar que estamos en condiciones de contribuir a sacar partido de los mejores valores del ser humano. Podemos aplicar el optimismo de la razón y apuntarnos al ejercicio del pensamiento crítico. Podemos respetar cualquier fe o credo que no pretenda imponerse a los demás y que quede en la esfera de lo privado, para buscar con honestidad y pasión aquellas facetas positivas que los seres humanos tenemos en común. Tolerancia para quienes toleran y respetan al ser humano para quienes respetan a los otros. Tolerancia cero para quienes no respetan a los seres humanos, promueven la cultura de la guerra y de la intolerancia, del latrocinio, del enriquecimiento a costa de todo, contribuyen a la destrucción del planeta y se obcecan en perseguir un lucro que atenta contra la vida de nuestros congéneres. Todos debemos reflexionar acerca de en qué medida por nuestros propios errores u omisiones estamos contribuyendo a la destrucción de nuestro planeta. Todos debemos pensar en cómo llevar a la práctica esa máxima: “muchas personas pequeñas, en pequeños lugares, con nuestros modestos esfuerzos, podemos contribuir a grandes trnsformaciones que contribuyan a la consecución de un mundo mejor”.

    Agustín

  3. Beatriz de Jesús

    Me ha parecido un vídeo muy acertado para combatir ciertas realidades como son el estrés, la insolidaridad y el egoísmo que sí que creo que priman actualmente en nuestra sociedad. Añadiendo también el intento de hacer una educación de manera que se beneficie el trabajo en grupo y así los individuos aprendan el arte de la compasión y de sufrir o vivir lo que el otro, el de al lado está sintiendo y saber ponerse en su lugar.

  4. Carolina Pascual Velasco

    Estoy muy de acuerdo en que “la felicidad no es una sucesión interminable de placeres que terminan por agotamiento, sino una forma de ser.” Creo que la felicidad es una postura que se tiene ante la vida, una actitud con la que la persona se enfrenta a su día a día.
    Siendo la felicidad nuestra “meta” es obvio que deberíamos reflexionar más sobre ella y de cómo estamos intentando alcanzarla. Y sobre todo en una sociedad como la nuestra, en la que hay tanto estrés, ansiedad y poco o incluso ningún momento para reflexionar, sería muy importante motivar a la gente a la meditación, ya que como dice el video, permite reducir nuestra ansiedad y aumentar nuestras emociones positivas incluso en meditadores principiantes. Algo tan sencillo que nos ocupa 30 minutos diarios, nunca habia sido tan importante.

  5. La felicidad como afirma Matthie, es una forma de ser. Esta idea concuerda con el ejemplo que vimos del profesor kanamori en Japón, que enseñaba a los niños a ser felices, a expresar sus emociones y ser compasivos hacia los demás.
    Matthie, expone que con la meditación, se llega a alcanzar al felicidad y la compasión, como método para llevar una vida más feliz.Nuestra manera de ver las cosas, de ver la vida, influye en nuestro nivel de felicidad.
    Respecto a la educación, no solo basta con aprender conceptos, debemos desarrollar las capacidades humanas de cada ser humano, desarrollar la felicidad, compasión…

    Para cultivar la compasión, debemos desarrollar la atención, para evitar las distracciones de nuestra mente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s